Guardallamas

Un acto mágico en el cual se engrandece la presencia, el amor propio y el propósito de vida a través del fuego y la mortalidad.


Aquello que emite luz, debe soportar el calor

Victor Frankl


En tiempos antiguos, el guardián de la llama era una persona muy importante. Todo el año, el guardián se aseguraba que la llama extinga los miedos y proteja a todos del dolor del frío. Haya lluvia, vientos amargos o una cruel nieve, el guardián mantenía la llama. Y si no lo hacía? Pues, las chances de sobrevivir caían drásticamente.
La llama era algo realmente mágico. Cuidarla no era un rol fácil o envidiable. Venía con grandes responsabilidades, requería coraje y amor incondicional.


En tu mundo, vos sos la persona mas importante. Guardas un fuego invaluable que es tu propia vida. Tu propia existencia. Cuando miramos al mundo y vemos obscuridad, es el momento en que debes recordar que eres el fuego y quien guarda el fuego.



Materiales: una vela y un objeto punzante

Este acto mágico tiene mayor eficacia al comenzar y al finalizar el día.
Este ritual debe ser realizado durante 7 días como mínimo para un apreciar el impacto y puede ser repetido en tiempos de obscuridad.

Debe realizarse en soledad y en silencio.

El primer paso es trazar tu nombre o iniciales en la vela con el objeto puntiagudo. Este acto es para recordar nuestro tiempo finito en esta tierra. Esa vela morirá enfrente tuyo, al igual que tu lo harás algún día.

Ritual Nocturno

Al cerrar el día, encendemos la vela en soledad y silencio y observar la llama durante 10 minutos. En estos 10 minutos, te perderás en el baile de la llama. Durante ese tiempo contemplaremos:

Que tu llama puede extinguirse mañana.

Que tus sombras existen porque emites luz.

Que tus responsabilidades hacen eco en todo el mundo. 

Que un día entero se fue y que mañana tendrás otra oportunidad.

Se extingue la llama afirmando: mi llama reposa por mas una noche y mañana arderá nuevamente.


Ritual Matutino

El ritual matutino es mas breve y al igual que nocturno la vela se enciende en soledad y en silencio. Son solo 5 minutos en vez de 10.

Te perderás en la hipnótica llama para recordar que:

Deberás arder todo el día. 

Que tu llama puede expandirse en las direcciones que desees.

Que aquello que emite luz debe soportar el calor.

Que eres luz.

Se extingue la llama afirmando: la llama ahora está mí y esta noche se extinguirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s